viernes, 23 de enero de 2009

Malos tiempos para la lírica

El indecoroso e ignominioso Ramón Calderón, el falso y mentiroso Calderón; en definitiva, ese farsante que los madridistas tuvimos una vez de presidente salió anoche de copas con unos amiguetes de los que se pueden destacar, como estrellas de la noche, a Nanín y a Bárcenas. Hasta ahí, todo normal. Incluso es comprensible que el presidente celebrara algo esa noche. Engañar tanto y en tan poco tiempo sin que nadie se dé cuenta, salvo Abellán, es todo un éxito. Sí, ya saben, el de la COPE, una mosquita muerta. ¿Qué problema nos puede dar este hombre? Ante cualquier molesto síntoma, siempre nos quedará la consulta del doctor Joserra, trabajador incansable por otra parte y cuyas recetas son seguidas por millones de espectadores. Eso pensarían la calaña de Calderón, para su desgracia, claro. Subestimaron a los poderosos amigos de la cadena -Pedro J, Marca, etcétera-. Ahora, el martirizado locutor de la COPE se ha erigido en héroe nacional. Ya no es José Antonio Abellán el Voceras, sino San Abellán de todos los santos. Aunque me da a mí que la gloria se la ha llevado Marca. Cosas que sólo le pasan a la infame cadena COPE. Cosas de esta España. Ya lo decía el sabio: esto es para listos.

Pero vamos al lío. Que me voy por las ramas. Decía que no me resultaría sorprendente que Calderón y sus más eficaces secuaces brindaran esa noche de no ser porque en sus últimas horas como mandatario blanco jurara por su honor que no les conocía de nada. ¿Nanín, Bárcenas? ¿Quiénes son? No les conozco de nada, manifestaba Calderón nervioso de que le privaran de asistir al próximo evento deportivo. No, por dios, ahora no. Que no me pierdo el Open de Australia por nada del mundo. Ahora entiendo por qué no vi su careto en el Dakar. Supongo que este último hecho despejará dudas a los que aún creen en la inocencia de Calderón. Y es esto a lo que me lleva a una profunda reflexión: ¿Qué ha fallado con este tipo? ¿Tan buen actor ha sido durante su mandato o tan sumamente gilipollas hemos sido nosotros, los aficionados que, como siempre, pagamos el plato? ¿Cómo hemos conseguido que campara por sus anchas en el club más importante del mundo?

Ahora, echando la vista atrás, recuerdo perfectamente las últimas elecciones. Se presentaron hasta cinco candidatos. Los había patéticos -Baldasano-, pseudomafiosos -Sanz-, nostálgicos -Palacios-, continuistas -Villar Mir- e ilusionantes -Calderón-. Sí, a mi modo de ver, por entonces, Ramón Calderón era el candidato más preferible. Presentaba una línea continuadora y mejorada más aún si cabe de la brillante gestión económica de Florentino, exponía también, como su antecesor, la creación de un pabellón deportivo y obtener la catalogación de 5 estrellas del Bernabéu para la UEFA y, lo más necesitado en ese momento, proponía un acertado proyecto deportivo, el cual consistía en contratar al mejor entrenador del mundo, Fabio Capello. Nadie como él para acabar con la sequía del Madrid. Además de prometer estrellas, como Floren, pero jóvenes y altamente preparadas -el famoso Kaká, Cesc y Robben-. Asimismo, el tipo en cuestión, Calderón, sabía idiomas, tenía labia y el expediente limpio. En resumen, lo bueno de Florentino no se toca, pero dispuesto a solucionar y arreglar los errores del Florentinato. Desde mi punto de vista era el candidato idóneo. O el menos malo, porque sinceramente el nivel de los aspirantes a la poltrona blanca era cutre. Cutre por una simple razón: cuando en el Madrid se habla del presidente, siempre se tiene en mente la grandeza de don Santiago Bernabéu.

Visto hoy día, con la perspectiva que da el paso del tiempo, me siento estúpido e ingenuo. No me puedo creer lo que fue o pudo ser Calderón y lo que es ahora. Todo este esperpento me produce trágicas sensaciones para el futuro. No sé si confiar en el próximo que venga, no sé si todavía tengo esperanza en el Madrid -siempre hablando como institución, por supuesto-. Carezco de ilusión alguna por el Real Madrid. Estoy, digámoslo de algún modo, en una crisis de madridismo. Jamás perdonaré a Calderón por lo que nos ha hecho, por lo que me ha hecho. Puedo admitir errores, por supuesto. Errores basados en decisiones equivocadas o por pura ineptitud. Pero no consiento que nos tomara el pelo a todos. Que nos tomara por imbéciles, gentiles marionetas de su mundo fantástico. Y lo que es peor, no puedo tolerar, ni aceptar ni admitir la desastrosa imagen que ha dado el Real Madrid durante todo este periplo. Por todo esto considero a Calderón como el peor presidente de la gloriosa historia del Real Madrid.

7 comentarios:

wollen dijo...

Empezando por el principio... poco caso se le hizo a Abellan... y no es que no diera la tabarra y mucho antes de la famosa asamblea pero nadie le hacia caso y de repente Marca, mas de un mes despues de la asamblea lo destapa todo ¿porque? Eso es lo que mas me inquieta

Por otro lado, las elecciones las gano Calderon porque iba de la mano con el entrenador que la mayoria del madridismo queria para aquella epoca, por eso y nada mas que eso. Lo de Kaka, Cesc y Robben pocos nos lo creimos y el que lo hiciera era un ingenuo, por lo demas pienso exactamente igual que tu. Calderon provocaba en mi esa misma sensacion de empatia pero luego salio rana.

Se creyo que podria manejar el Madrid a su libre albedrio y cometio error tras error con el fantasma de Florentino soplandole la oreja continuamente.

¿El peor presidente de la historia blanca? Pues hasta donde llega mi memoria creo que tienes razon.

Un abrazo, laudrup!!!

factoría_senna dijo...

Muchas gracias por pasarte, amigo Wollen.

Tienes mucha razón en lo que dices sobre Capello. Él fue la clave. Calderón acertó plenamente dando el puesto a Fabio Capello. Con todas las contras y encrucijadas que pasó el Madrid aquel año, sólo un grandísimo profesional como el italiano podía acabar con la larga seguía de títulos madridistas.

Y eso de que ganó las elecciones nunca lo sabremos. ¿Dónde están todos los votos por correo? Hay quien afirma que el ganador fue Palacios.

Un abrazo.

wollen dijo...

No creo que fuera tanto por volver a ganar titulos como porque el madridismo reclamaba mano dura en el vestuario post galactico. Y mejor entrenador para aplilcar mano dura que Capello no se me ocurre...

Vamos a ver... Calderon gano porque paralizo el voto por correo (unas 8000 papeletas) pero si no lo llega a paralizar Villar-Mir habria sido el presidente porque era el que mas votos ilegitimos metio en aquellas sacas (unos 3000 para ser mas concretos) gracias a las enseñanzas de Florentino. Palacios ni quiso ni supo utilizar el voto por correo. Moralmente se le puede considerar el vencedor o mas bien el gran perjudicado con todo este chanchullo. Tan poca gracia me hace que Calderon llegara a la presidencia asi como que nos quisieran colar a Villar-Mir.

La verdad es que de no ser por las 2 ultimas Ligas conseguidas, este mandato de Calderon bien podria ser borrado de la historia madridista. Mas verguenza que orgullo recordaremos de esta etapa dentro de 10 años.

Un abrazo!!!

DRJ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
DRJ dijo...

Calderón par ami no era, ni de lejos, el candidato más ilusionante. A mi me parecía un vendehumo. "Kaká, Cesc y Robben" a eso se reducía su planificación deportiva, no se le podía preguntar por otra cosa porque no tenía nada planificado, sólo humo. Un director deportivo totalmente inexperto, un directo de baloncesto(Divac) que también era inexperto (y por lo visto y listo porque no se le ha visto el pelo) y un director de la cantera también inexperto, Míchel. ¿Qué clase de proyecto ilusionante es ese?. Humo y Capello, era lo único que ofrecía este tio.

Palacios, que era el que a mi me gustaba, hablaba de defensas, de mediocampistas, de delanteros, mejores o peores pero se veía una plantilla planificada y realista. Con un director deportivo con experiencia y un entrenador también con experiencia y encima de la casa, Del Bosque y Camacho, y por si fuera poco venían con Pirri, que para mi ha sido el mejor secretario técnico del club en los últimos 15 o 20 años.

Abellán ha destapado cosas mucho más gordas, pero mucho más, que la que ha destapado Marca, pero el socio ha pasado de esas denuncias públicas, ellos sabrán por qué. Creo que Abellán, pese a que a muchos les cae mal, ha hecho un gran servicio al madridismo pese a no ser madridista.

Te agrego a mis enlaces.
Un saludo de cibermadridista.blogspot.com

factoría_senna dijo...

Gracias por pasarte por mi humilde morada y gracias también por enlazarme. Pero lamento no poder devolverte el cumplido. No sé cómo se ponen link. Soy un completo inútil en lo que a conocimientos informáticos se refiere. Mi aventura por lo blogosfera se limita a leer y a escribir. De momento.

Está claro que tenemos distintas opiniones. Durante las últimas elecciones, a mí sí me parecía el mejor canditado Ramón Calderón hasta que empezaron los escándolos.

Palacios no me disgustaba. Pero tenía cosas que me tiraban para atras. Su discurso me parecía rancio, casposo. "La vuelta al Madrid de toda la vida. El de los machos y tal." Deportivamente podía dar resultadados, no lo dudo. Pero el modelo instuticional dictaba mucho de lo que yo tengo como ideario para el Madrid.

Sí, en cierta medida nos ha hecho un flaco favor Abellán. Pero ha tenido que ser el Marca el que despertara a la gente. Sinceramente, confío poco en el socio madridista.

¡Un saludo!

josé sellés dijo...

hola, me gusta mucho tu blog
¿No te parece raro que el Mallorca se haya clasificad para semifinales de Copa del Rey?
Contéstame en
futbol-chicks.blogspot.com
GRACIAS